Louise Richardson

louise richardson (4)

Como objetos rescatados de un trágico incendio, así son las obras de Louise Richardson. La primera vez que vi una de sus obras no pude evitar tener sentimientos encontrados, sus piezas poseen una gran delicadeza, y una fragilidad extraordinaria y al mismo tiempo parece que esconden algo  siniestro, oscuro.

Richardson utiliza prendas de vestir, en su mayoría elegantes vestidos de muselina  y los convierte en auténticas obras de arte, a modo de esculturas, adquieren un gran valor, en ocasiones son colocados entre vitrinas como objetos de un museo.

Observando sus obras no podemos evitar sentir cierta melancolía, sus piezas aluden a la memoria, a un mundo de fantasía y cuentos de hadas en el que aparentemente todo es fantástico y mágico pero siempre hay un lado oscuro. Un lado oculto que hace alusión al paso del tiempo, a los recuerdos, a aquellos que quedan olvidados en nuestra memoria.

La propia artista dice en una entrevista: “Me encanta la idea de ángel caído, de ángel negro, el tipo de oscuridad y de luz que se obtiene en los cuentos de hadas. Gran parte de mi trabajo parece bonito, pero algo mucho más oscuro se esconde debajo”.

Quizá esta oposición entre luz y oscuridad se muestra también en la elección de los materiales, sus obras parecen etéreas y frágiles, sin embargo sus piezas con muselinas o papel adornadas con dulces mariposas se encuentran también intervenidas con otros materiales como plomo, más frio y pesado.

La natalidad supuso un cambio en su obra, hay piezas encantadoras, sutiles que creó después del nacimiento de sus hijos, destacan unos zapatos de niño, pequeños, frágiles cubiertos de tela impresa con un mapa, como un amuleto que llevase el niño para que siempre sepa como volver a casa.

También añade en sus últimas obras elementos como fotografías o pequeños objetos, que convierten a la pieza en una especie de amuleto, que protege y da suerte además de acentuar más la sensación de recuerdo de los olvidados, de la tradición y protección de los nuestros.

Louise estudió en la escuela de Arte y diseño de Norwich, en ella se licenció en bellas artes en la especialidad de pintura, sin embargo poco a poco se fue alejando de esta opción ya que  considera la pintura como algo plano. “Quiero trabajar con objetos que existen en el mundo real, en vez de hacer una copia de algo”.

Podemos decir que Louise Richardson acertó en su elección, crea auténticas obras de arte, capaces de transmitir sensaciones y sentimientos con las que todos nos sentimos identificados haciéndonos pensar en nuestra identidad, en el pasado y en todas aquellas historias no contadas que nos rodean y que soñamos con que algún día serán recordadas.

Más información:
Flickr de la artista
Blog
Artículo

Galería:

Anuncios