Yayoi Kusama

A sus más de 80 años esta artista sigue dando mucho que hablar, su obra es cada vez más conocida por el público no solo especializado, este reconocimiento se debe a que cada vez con más frecuencia podemos ver grandes retrospectivas en los museos más importantes, además de colaboraciones con diseñadores, como la campaña que realizó con Louis Vuitton.

Yayoi Kusama confesó en más de una ocasión que “si no fuera por el arte, yo ya me hubiera suicidado”, y es que en sus obras se puede ver el carácter obsesivo de esta artista japonesa.

El uso de patrones en serie, los lunares, los colores llamativos pero sobre todo la repetición constante e incluso excesiva de su arte nos habla también de la personalidad y el carácter de esta artista en el que su vida y sus preocupaciones están totalmente reflejadas en  el carácter obsesivo de su obra.

Kusama nació en Japón en 1929, con 10 años ya comenzó a realizar sus primeros dibujos con óleos y acuarelas.

Comenzó a estudiar arte y en el año 1958 abandonó Japón y se trasladó a Nueva York ya que ella consideraba que necesitaba una libertad ilimitada y un mundo más amplio que en Japón no conseguía.

En los años 60 se rodeará de grandes artistas y de las corrientes de la época como el movimiento psicodélico de los años 60, explorará diferentes estilos y campos de expresión como el happening, el body painting etc. En los años 60 es también cuando comienza a utilizar los lunares o puntos como una forma de salida de sus obsesiones y miedos.

Colaboró también con grupos que protestaban contra la guerra de Vietnam realizando performances y protestas que llegaron a ser muy famosas en las que se desnudaba y corría por las calles.

Después de conseguir un gran éxito en estos años en el ambiente artístico neoyorkino, comenzó a sentirse cansada de ese mundo y decidió en el año 1973 volver a Japón.

En Japón se siente muy enferma e ingresa en un centro psiquiátrico en el que siguió trabajando  e incluso comenzó a escribir una serie de novelas por las que recibió diferentes premios.

En los últimos años esta artista ha expuesto en los museos y centros más importantes del mundo como en el Centro de Arte Reina Sofía, en Madrid, o en el Centre Pompidou en París, en la Tate Modern en Londres, o en el Whitney Museum de Nueva York.

Obras como Infinity Mirrored Room, o I.m here ,but nothing forman parte de sus trabajos más recientes y en ellas se pueden observar los medios recurrentes en sus obras como el uso de espejos o luces de colores, o puntos y lunares, incluso en una de sus obras más famosas, que consistía en una habitación totalmente blanca con algún mueble también blanco y el público se dedicaba a cubrir la estancia con puntos (pegatinas de lunares de colores) en una especie de horror vacui.

Otra de sus obsesiones también se refleja en sus obras, en concreto en sus esculturas blandas que recuerdan en ocasiones a formas fálicas o tentáculos en las que subconscientemente la artista muestra su miedo al sexo.

Actualmente Yayoi Kusama sigue creando sus obras (dibujos, pinturas, esculturas, instalaciones…) en su estudio situado cerca del psiquiátrico de Tokio en el que vive de forma voluntaria desde  el año 1977.

Links:
Web de la artista
Wikipedia
Web en colaboración con Louis Vuitton
Exposición en la Gallery of Modern Art de Brisbane (contiene obras, biografía…)
Artículo sobre su exposición en el Reina Sofía
Vídeos: 1, 2, 3.

Anuncios