Doris Salcedo

Doris Salcedo es sobre todo una artista política que trabaja los temas de la memoria, el dolor, la ausencia, sus obras consiguen conmovernos y sobre todo hacernos reflexionar, sus instalaciones como Acción de duelo, realizada en la Plaza Bolívar en Bogotá en Julio de 2007, es una de las obras más significativas de cómo esta artista utiliza su trabajo para hablar de las víctimas de  la violencia política de su país.

Doris Salcedo es una de las artistas colombianas más conocidas internacionalmente, probablemente la más conocida. Ganadora en el año 2010 del premio Velázquez de las Artes que otorga el Ministerio de Cultura Español, siendo la primera mujer que lo recibe. Becada por la Fundación Guggenheim y Penny McCall, ha expuesto en los museos más importantes como el MoMA de Nueva York, el Centro Pompidou de París, la Tate Modern de Londres o el  Centro Reina Sofía de Madrid.

Su obra Shibboleth es una de sus instalaciones más famosas, es la conocida grieta que atravesaba el suelo de la Sala de Turbinas de la Tate Modern. La grieta define una de las vertientes principales del trabajo de la artista, y es que siempre se define como una persona del tercer mundo, en este caso la grieta funciona como una especie de frontera que no hace, sino remarcar la separación entre el primer y el tercer mundo, además de ser una crítica feroz al racismo y la exclusión.

Otra vertiente en su trabajo es el uso de muebles viejos y ropa usada, objetos encontrados que modifica, por ejemplo en su obra Casa Viuda aparecían zapatos y muebles de personas humildes, los muebles que simbolizarían en cualquier otro contexto el calor familiar son tapiados o recubiertos con cemento y de este modo aluden a las víctimas del conflicto colombiano, al dolor de sus familias. Otras veces utiliza las camisas como si fuesen camisas almidonadas pero con cemento y cruzadas con una barra de acero punzante, que nos recuerdan a los desaparecidos. En otros casos como sus series de zapatos por ejemplo  Atrabiliarios, que no puedo evitar siempre me recuerda a la obra de Boltanski y sus referencias al Holocausto, utiliza pares de zapatos que son colocados por parejas y encerrados en una especie de hueco en la pared como un nicho que luego es cubierto por una piel translúcida de algún animal.

Cuando uno busca información sobre esta artista un término que aparece continuamente en la definición de su obra es que la artista trabaja sobre la política de la barbarie, en referencia a su trabajo que critica la violencia que surge del poder del opresor, o de un punto de vista de la historia, pero no desde el punto de vista del vencedor, sino como hace esta artista, la historia desde el punto de vista del vencido, de la memoria de los familiares que recuerdan a sus desaparecidos.

Otro de sus trabajos más representativos y más llamativos son las intervenciones en los espacios públicos en los que utiliza sus famosas sillas de madera, sus muebles invaden los lugares comunes como la instalación que realizó para la 8ª Bienal de Estambul en 2003 o como su espectacular obra de sillas  que caen por la fachada del Palacio de Justicia de Bogotá (2002).

Doris Salcedo en su discurso al recibir el premio Cervantes citó a uno de los filósofos de cabecera y que define todo lo esencial de su obra, la artista citó a Walter Benjamin “Pensó que los vencidos podíamos narrar nuestra historia… La memoria olvidada, la memoria reprimida, surja como una imagen, otorgando así una oportunidad a todo lo que en el pasado fue aplastado, desdeñado o abandonado”.

Más información:
Wikipedia
Artículo (elcultural.es)
Artículo (masdearte.com)
Exposición en el MUAC
Exposición en la TATE (incluye vídeo)
Vídeo (art21)

Anuncios