Christo y Jeanne-Claude

christo jean-claude (5)

Ambos nacieron el mismo día, el 13 de junio de 1935, y de forma casual se conocieron y no se volvieron a separar formando una de las parejas más estables y conocidas dentro del mundo artístico. Tanto por separado, como una vez juntos, tienen una historia apasionante que no podríamos resumir aquí ya que necesitaríamos varios días y muchas  páginas.

Christo nació en Bulgaria, abandonará su país e irá viviendo en diferentes ciudades, como Viena, Ginebra o París. Es en París donde conoce a Jeanne-Claude en el año 1958, cuando él es contratado como retratista de la madre de Jeanne-Claude (trabajo con el que se ganaba la vida en esa época). Desde ese momento forman una pareja tanto personal como profesionalmente.

En un primer momento firmaban sus obras sólo con el nombre de Christo pero desde los años 90 firman como Christo y Jeanne-Claude, ya que ellos mismos dicen el proceso artístico los involucra a ambos.

A finales de los años 50 Christo comenzó envolviendo o empaquetando pequeños objetos, que forman parte de la vida cotidiana, como tarros de conservas o botellas. Con el tiempo sus proyectos se van convirtiendo en obras más ambiciosas y comienza a envolver objetos de mayor tamaño como vitrinas de galerías y hasta un coche.

Uno de sus proyectos más importantes, y en donde da un salto a un espacio público y de grandes dimensiones, es su obra en el puerto alemán de Colonia, en donde fueron empaquetados numerosos barriles. Desde este momento sus obras irán aumentando en ambición. Esto conlleva también problemas a la hora de que les concedan los permisos, y por supuesto dificultades técnicas como la intervención en la Costa de Little Bay, o una de sus obras más conocidas e interesantes como Surrounded Islands, que se inspiró en una idea de Jeanne-Claude en el que las islas de la Bahía Vizcaína de Miami fueron cubiertas con tela rosa. En esta obra se puso de manifiesto la forma de trabajar de esta pareja, que no podrían haber realizado esta intervención si no fuese por la ayuda de más de 400 ayudantes.

Umbrellas  es una de sus magníficas intervenciones, que no consiste en envolver monumentos o espacios naturales. Este proyecto además, tiene el aliciente de ser todavía más difícil que otras de sus obras, ya que se realizó simultáneamente en dos lugares diferentes alejados por miles de kilómetros: California y Japón. Más de dos mil paraguas de color azul (en Ibaraki, Japón) y amarillos (en California) fueron colocados en estos dos lugares. De nuevo necesitaron ayuda por parte de voluntarios e incluso hubo varios accidentes que nos hablan de la dificultad del proyecto y de su instalación, en el que incluso, llegaron a morir dos personas.

Otra de sus obras más conocidas y por la que se pasaron años esperando por los permisos fue el “empaquetado” del edificio del Parlamento alemán para el que utilizaron una vez más, miles de metros cuadrados de tela, alrededor de 100.000 metros cuadrados.

En toda la producción artística de Christo y Jeanne-Claude podemos hay varias características comunes. Una de ellas es la autofinanciación, no aceptan patrocinios ni donaciones. Realizan sus monumentales obras con el dinero que obtienen de la venta de sus propias piezas (fotografías de las intervenciones, bocetos preparatorios…). Esto nos habla también de la importancia del proceso creativo de su trabajo.

El carácter efímero de sus obras, que a pesar de su dificultad en ser realizadas y después de esperar años, a veces incluso décadas, para conseguir los permisos, las obras apenas están unas semanas, y después desaparecen. Por ejemplo citar una de sus  obras más recientes realizada en el años 2005, a la que llamaron The Gates (Central Park, 1979-2005) haciendo alusión al tiempo transcurrido desde que pidieron el permiso hasta que les fue concedido.

 Por supuesto es muy importante la escala monumental, los miles de metros de tela, el uso del color, la necesidad de trabajar con voluntarios o ayudantes, todas estas características definen su obra.

El trabajo creado por Christo y Jeanne-Claude es considerado por muchos críticos cercano al land art, ya que intervienen el paisaje, los espacios se transforman y cambian nuestra percepción del lugar. Además son efímeros, realizan numerosos estudios de impacto medioambiental, aunque también hay que decir que muchas de sus obras son muy criticadas en ocasiones por ecologistas o miembros de las poblaciones en las que sus obras son situadas.

Después de la muerte de Jeanne-Claude, Christo prometió seguir trabajando, ya que ambos tenían dos proyectos pendientes, y de esta forma su arte podrá ser apreciado por todos sus seguidores.

Más información:
Web oficial
Wikipedia
Artículo en elpais.com
Artículo en elmundo.es

Anuncios