Irene Cruz // Entrevista

Altea-I-Irene-Cruz-Blumen

Irene Cruz es una artista que nos fascina. Sus fotografías tienen una luz especial, casi mágica que hace que sus obras tanto sus paisajes solitarios como en los que aparecen mujeres anónimas, parezcan a la vez reales, y al mismo tiempo, las envuelve una especie de atmósfera de sueño. Irene estará presente en Jääl, y con motivo de la feria tuvimos el placer de entrevistarla y poder hablar con ella sobre su trabajo, su percepción de la fotografía, sus referentes…

¿Cómo fueron tus comienzos en la fotografía? ¿Por qué te decantaste por este medio de expresión artística?

No sé donde están exactamente mis comienzos. Mis padres, cuando era pequeña me regalaron una cámara. Y aunque la perdiera en las excursiones que hacía con el colegio, siempre quería otra, aunque para ello tuviera que esperar a mi próximo cumpleaños.

Desde entonces no imagino mi vida sin la fotografía. Es algo imprescindible, una parte de mí. Siempre me ha gustado mucho hacer fotos. El momento en el que tuve claro que quería dedicarme a la fotografía artística, fue cuando hice mi primer viaje a Berlín mientras realizaba el máster de fotografía conceptual en EFTI (Agosto 2011). Anteriormente sólo había estudiado fotografía publicitaria en la facultad. Gracias al máster conocí un mundo que me encantó, me absorbió, y me dejé llevar. Y desde entonces ha sido un no (querer) parar.

¿Qué te inspira en tu trabajo? Otros fotógrafos, música, cine…

Normalmente no sabes exactamente de donde viene eso a lo que llaman inspiración. Ella siempre te pilla cuando estás ya trabajando (como decía el gran Picasso). Puede ser una vivencia, una secuencia, un instante, una frase, una emoción, un fragmento de un poema, un color… Cuando la busco, me gusta encontrarla sobre todo a través de los libros. Leo muchísima filosofía; Simmel, Ritter, Schopenhauer, Spinoza, Heidelberg, Sennett, son algunos de mis favoritos. También recurro al cine: me gustan muchísimo Terrence Malick, Lars von Trier. Sobre todo Malick, es mi gran referente, tiene un lenguaje cinematográfico muy interesante, me fascina. En cuanto a fotógrafos me gusta mucho el trabajo de Mayumi Hosokura, Francesca Woodman, Arno Rafael Minkkinen… podría decir muchísimos.

En tu obra la luz es especial, es una de las protagonistas y lo mismo ocurre con los paisajes vacíos ¿Qué es lo que buscas con este tipo de imágenes?  ¿Qué significado tienen para ti?

Estoy completamente enamorada de la luz del norte, es la gran razón por la que vivo en Berlín. La luz tenue y tamizada lo envuelve todo, y a la vez lo llena de misterio, me gusta el momento que hay entre el día y la noche, el puente que conecta los límites que no existen. Creo que el paisaje tampoco existe sin la percepción emocional de quien lo contempla. Es primero un acto de ver y sentir para posteriormente ser interpretado por el arte. En mis series fotográficas el cuerpo transmite la atmósfera del paisaje, y el paisaje refleja los sentimientos de las figuras. Algo no revelado. Es el lugar del misterio envuelto en el inicio de la noche. Apelo a quien lo contempla, a su empatía. Desde Inner Tales (2011), no ha habido trabajo fotográfico sin esa combinación de retrato – paisaje.

Irene_Cruz_Seele6

¿Cómo es tu proceso de trabajo?

El inicio de todo trabajo artístico para mi es una reflexión, ésta conecta con algún tema, que hace que me pregunte sobre él. Me documento literariamente, leo, y comienzo el proceso creativo para explicar lo que me hace sentir mediante el lenguaje corporal. Para ello hago muchos dibujos. Busco un lugar en mi imaginario y continúo dibujando el escenario. En Alemania es muy fácil encontrar lo que tengo en la cabeza.

¿Cómo definirías tu obra?

Mis fotografías lo son todo para mí, en ellas me “autodescubro” y aprendo, son mi visión del mundo, mi opinión, mi espejo.  Creo que aunque no lo parezca, no hay definición más acertada que esa.

En esta última temporada también realizas videoarte, performance ¿Qué te transmite cada una de ellas?

Cada vez soy más consciente de que todo mi trabajo es como una gran performance, antes de hacer mis fotografías, se puede decir que tengo un guión, un story-board, de lo que va a pasar. Siempre hay una idea preconcebida, aunque nunca me cierro a la improvisación y a lo inesperado. De ahí todo ha evolucionado a preparar mis primeras videoinstalaciones, que presentaré en la PPC Gallery de Berlin el próximo marzo. Me gusta el hecho de que el artista esté presente en su obra, la performance sigue siendo una parte del autorretrato, cuando nos autorretratamos, siempre estamos actuando.

Actualmente vives en Berlín ¿Cómo es tu experiencia en esta ciudad, profesionalmente? ¿Influye de alguna manera en tu trabajo? ¿Encuentras diferencias entre el panorama artístico profesional de Berlin y el español?

Madrid y Berlín son dos realidades diferentes. Desde que vivo en Berlín, me doy cuenta de que no tiene nada que ver con el resto de Alemania. Aquí el arte está en todos los rincones de la ciudad, a la orden del día, todo es mucho más libre creativamente hablando. A veces parece que todo el mundo saca el artista que lleva dentro.

Está claro que lo más importante de todo es trabajar duro y ser bueno para destacar, pero aquí hay muchas más posibilidades en cuanto a espacios expositivos y oportunidades, pero es como todo, moverse, hacer contactos, saber idiomas, presentarte a convocatorias. Sea aquí o allí todo está en manos de uno mismo.

De todas tus series hay alguna con la que te sientas más identificada?

Inner Tales (2011), fue el comienzo, el gran regalo que me hice, el descubrimiento de mi camino, de mi luz, de mi atmósfera, de mi universo. Aquel día confluyeron muchas cosas, fue una revelación.

En tu trabajo, la mujer anónima, retratada de espaldas aparece de forma habitual ¿Qué significa para ti esta representación?

Quiero universalizar mis imágenes. Cuando le pones una cara a una persona, ya es esa persona. Si no tiene rostro, puede ser cualquiera, y ese misterio permanece.

blumen-portada-irene-cruz

Blumen es un fotolibro que presentarás en diferentes lugares y ferias, estarás con él en Jääl, puedes contarnos alguna cosa sobre él? ¿Cómo surgió la idea de crear un libro?¿qué autores realizan los textos poéticos etc

Este proyecto, cuando todavía no era ni siquiera un proyecto, empezó con la idea de hacer partícipes a mis amigas de mi proceso de creación artística desde un principio. Las introduje en mis paisajes, las vestí con mi ropa, las invité a que ellas fueran yo, a que vivieran y disfrutaran de ese momento en el que yo disfruto tanto.

Luego pensé que sería interesante hacer partícipes a poetas y a artistas de la palabra en este juego, y primero fue un amigo, luego Gloria, la abuela de mi mejor amiga Sara, conocidos… y también gente que respondía a mis gritos a través de las redes sociales, de muchísimos lugares del mundo y hasta en diez idiomas. Lo dice muy bien Eduardo R. Merchán en el prólogo de mi libro: “Como las modelos de Irene se transmutaban en Irene; y como Irene se convertía todas y cada una de sus modelos, las palabras se hacían imágenes y las imágenes se trastocaban en palabras y ritmos.”

¡Y así nació Blumen!

¿Qué proyectos tienes entre manos?

Ahora mismo estoy preparando las videoinstalaciones que presento en Berlín el mes que viene (Habitat / Native) y un trabajo muy íntimo que presentaré en Photoespaña.

Por otro lado, el pasado octubre, descubrí la palabra alemana Heimat, estoy leyendo mucho sobre ella. Su concepto se halla íntimamente ligado a los sentimientos personales y a lo que cada uno entiende por sí mismo, el sentido de identidad, de pertenencia; es un proyecto que estoy desarrollando en el aeropuerto abandonado de Tempelhof. He descubierto un avión abandonado, devorado por la naturaleza increíble.

Particpas en Jääl con Cervantes 6, ¿cuál es tu opinión sobre el papel que juegan galerías como la que te representa y la feria Jääl en la iniciación al coleccionismo?

¡Qué puedo decir! Sólo os puedo comentar mi experiencia personal, la cual es muy positiva. En Cervantes6 somos una familia, al menos a mi me hacen sentir como tal. Para un/a artista joven, siempre es un privilegio que alguien apueste por ti, te lleve a ferias para que conozcan tu obra, y tengas la oportunidad de que el público se anime a adquirir alguna de tus fotografías. La verdad es que estoy encantada.

En cuanto a las ferias de arte emergente, me resultan muy interesantes y necesarias culturalmente hablando. Siempre descubres algo nuevo, siempre hay artistas que te hacen sentir, que están trabajando mucho y esa es una experiencia que le recomiendo a todo el mundo.

Más información en su web.

Galería:

Anuncios