Rita Magalhães

rita magalhaes (7)

Rita Magalhães se licenció en Bellas artes en la especialidad de pintura, esto precisamente, la pintura, es fundamental en toda su obra, ya que, aunque esta artista basa su trabajo en la fotografía no podemos dejar de ver en sus imágenes una gran base o inspiración pictórica.

Rita Magalhães nos hace soñar, con su obra podemos viajar, cada una de sus series nos traslada a una época en la historia del arte. Por ejemplo, en su magnífica serie fotográfica Grafik Museum no podemos dejar de pensar en la influencia de la pintura holandesa, nos recuerda a Veermer, su tratamiento de la luz, las poses de sus modelos… Todo nos traslada a los cuadros de estos fantásticos artistas de la pintura holandesa de los siglos XVII y XVIII, en el que las mujeres eran representadas realizando actividades domésticas o cotidianas, mujeres situadas en una ventana leyendo una carta, cosiendo, todos estos cuadros nos transmitían una atmósfera especial, esto lo consigue también Magalhaes con sus fotografías.

Otra de sus series, recibe el nombre de Okita, y en ella podemos ver referencias de la estampa japonesa, las poses de las mujeres retratadas, las prendas de ropa con las que van vestidas, los kimonos, todo nos envuelve en una atmósfera  oriental, aunque podemos ver también una especie de fusión con el modernismo.

Una característica de las más distintivas en su trabajo es el tipo de formato que utiliza en sus obras, utiliza formatos pequeños, en sus fotografías de interiores que facilitan todavía más esa sensación de intimidad que sentimos al estar cerca de sus obras, en su serie de influencias orientales podemos ver una gran verticalidad en sus imágenes con  lo que  consigue que veamos más claramente esa similitud con la estampa japonesa.

No podemos olvidar Reflects dans l’eau, quizás esta serie sea la más alejada de las reminiscencias pictóricas, pero sólo aparentemente, consiste en una serie fotográfica  de paisajes reflejados en el agua, en la noche, que da una gran sensación de irrealidad, sin embargo, el tratamiento de la luz nos puede recordar a cuadros impresionistas o incluso puntillistas.

El paisaje en sus obras nunca lo podemos percibir de una forma directa sino  que lo vemos a través de los reflejos en el agua, como en esta obra o en otras series a través de las ventanas o desde una puerta entreabierta.

En cuanto a la temática podríamos hablar de la mujer, de la idea de lo femenino, siempre sus retratos nos muestran a mujeres realizando labores cotidianas o trabajos domésticos, mujeres cosiendo, descansando o mirándose al espejo, siempre con una atmósfera de irrealidad que las envuelve, un tipo de luz que nos remite a escenas pictóricas de otros tiempos.

Al ver sus obras entendemos por qué esta artista portuguesa se ha hecho un hueco en el panorama artístico y es que sus obras son mágicas ya que puedes en una sola exposición de esta artista, estar viendo escenas cotidianas, mundanas y al mismo tiempo sentirlas como algo irreal. O estar disfrutando de algo moderno como la fotografía y al mismo tiempo sentirte trasladado a la pintura holandesa del XVII o al siglo XIX, eso es lo mágico en su obra y en la historia del arte.

Más información:
Web de la artista
Artículo en elidealgallego.com
Artículo en elcultural.es

Galería

Anuncios