Weegee

weegee (26)

Asesinos, ladrones, prostitutas, ellos son los elegidos por  el fotógrafo Arthur H. Fellig, para ser los protagonistas de sus fotografías.

Arthur H. Fellig nació en un pequeño pueblo en la actual Ucrania, cuando aún era un niño su familia se traslada a EEUU. Formaba parte de una familia numerosa, así que muy joven dejó sus estudios por ayudar con la economía familiar y cuando cumple diecisiete años se va de casa y tiene innumerables trabajos y de lo más variado (fregaba platos, barría suelos…). Es una etapa complicada y dura en su vida en la que incluso llega a vivir en albergues para indigentes, en los parques, o en las estaciones.

En 1918 un trabajo cambiará su vida, ya que comenzará a hacer fotografías callejeras, consiguiendo un empleo de ayudante en un estudio de fotografía y posteriormente pasará por diferentes agencias. Pero es a partir de 1935 cuando su nombre se empieza a convertir en la leyenda que es ahora, y es que en ese año, Arthur H. Fellig se instala por su cuenta como reportero freelance, y comienza a salir a la calle a retratar acontecimientos nocturnos. Con estas imágenes comienza a hacerse un nombre y firma sus fotografías como Weegee, incluso él mismo firmaba como “foto del famoso Weegee”. Este nombre surge después de que en el año 1938, Fellig sea el primer fotógrafo que consiga un permiso para llevar una radio que captaba la frecuencia de la policía, lo que le daba una gran ventaja sobre sus compañeros, ya que era el primero siempre en llegar al lugar donde ocurría la noticia. El hecho de llegar tan rápido, en ocasiones incluso antes que la policía, es el que le da el nombre de Weegee, del que hay diferentes teorías sobre cómo surgió, una de ellas dice que él mismo se lo puso, otras que proviene de la pronunciación de la palabra ouija, por su facilidad para llegar el primero, como si de un sexto sentido se tratase.

Weegee tuvo una vida digna de cualquier película, no sólo se dedicó a fotografiar las escenas violentas de su ciudad (robos, asesinatos), que realmente nos sirven para contextualizar una época tan convulsa como la que él vivió en Nueva York. Además inspiró a muchos directores y escritores con sus fotografías, que a través de ellas crearon escenas del más característico cine negro. Fue también una gran influencia de fotógrafos de otras generaciones que intentaron hacer este tipo de fotografía callejera o underground, como  por ejemplo Diane Arbus.

Las fotografías de Weegee, son criticadas por muchos, que sólo ven en él un fotógrafo sensacionalista. Utilizaba un tipo de flash muy fuerte que todavía daba más dureza y realismo a los personajes captados por su cámara, pero aunque sea verdad y estas fotos sean sensacionalistas no es su única temática, no sólo se dedicó a captar asesinos, incendios y robos, sino que también realizó fotos de parejas apasionadas en el interior de los cines, o escenas nocturnas fantásticas como los niños durmiendo por el calor en una escalera de incendios. Captó toda una serie de fotografías que nos sirven en la actualidad para hacernos una idea del reflejo de la sociedad de esa época, de su vida nocturna.

Pero no todo iban a ser escenas sensacionalistas o nocturnas, Weegee también captará con sus cámara a la alta sociedad neoyorquina, sus sombreros  de copa, sus pieles y joyas.

A mediados de los años 40 Weegee dará un cambio radical a su vida, su infancia y juventud que fueron tan duras, buscan ahora un cambio, así que Weegee se va a Hollywood. Allí llegará a trabajar como actor en pequeños papeles y trabajará también como asesor, incluso uno de sus libros de fotografía Ciudad desnuda será adaptado al cine. En estos años realiza también numerosos retratos de personas conocidas del mundo cinematográfico, pero desde un punto de vista alejado de las fotos glamurosas de la época, Weegee realiza fotos desenfocadas algunas de ellas muy conocidas como el retrato desenfocado de Marylin Monroe.

Weegee tuvo una vida  digna de cualquier película, una infancia dura, una juventud también complicada, pero con su trabajo consiguió pasar a la historia, captó con su cámara toda la sociedad de una época, la vida nocturna de una ciudad  que él conocía mejor que nadie.

Nota: Una de las fuentes para este post es La fotografía del siglo XX. Ed. Taschen.

Mas información:
Wikipedia
Web
Artículos sobre Weegee

Anuncios