Jacob Hashimoto

jacob hashimoto (16)

Para describir las instalaciones de Jacob Hashimoto se ha dicho que están entre la pintura y la escultura, y a medio camino entre la abstracción y el paisaje. No es fácil describírselas a quien no las haya visto nunca. Sus obras son como tapices flotantes, y mientras que algunos son totalmente abstractos, otros recuerdan a paisajes, decoraciones infantiles… E incluso videojuegos, algunos de sus tapices podrían ser el escenario de cualquier juego de plataformas, y su última exposición en la Rhona Hoffmann Gallery toma prestados diferentes elementos del juego Minecraft y los recrea en el interior de la galería.

También es muy importante en su obra el color, y en este sentido reconoce influencias de artistas como Ellsworth Kelly, Bridget Riley y James Turrell.

Empezó a hacer cometas por recomendación de su padre en un momento de bloqueo con la pintura. Así el artista se mantuvo activo en el taller, las fabricaba y más tarde las fotografiaba cuando conseguía hacerlas volar. De esta manera tan casual fue como surgió lo que ahora es la obra más conocida de Hashimoto. Utiliza materiales típicos en la fabricación de cometas según la tradición asiática: pequeños listones de bambú sujetan piezas de papel de arroz pintado unidos por sedal. El resultado es una especie de tapiz, o collage tridimensional, adquiriendo en ocasiones una increíble profundidad por la cantidad de capas que llega a acumular.

Debido a la utilización de estos materiales, cuando se habla de la obra de Hashimoto siempre se menciona su ascendencia nipona, y es cierto que su obra nos transmite esa delicadeza, minuciosidad y perseverancia comunes en muchos artistas japoneses, como podemos ver en Motoi Yamamoto, por ejemplo. Pero Hashimoto defiende que el uso de esa técnica es algo que va más allá, que los significados que transmite son más importantes que su origen.

A través de las cometas y sus colores, nos contagia el optimismo y nos devuelve a la infancia. También nos quiere hacer llegar una cierta melancolía por la pérdida de estos  juegos infantiles, y la manera en que nos conectaban a la naturaleza. Especialmente la cometa, no olvidemos que se juega al aire libre y depende del viento. Estos conceptos son muy importantes en la obra  de Hashimoto, preocupado por cómo nos alejamos cada vez más de la naturaleza y como la dependencia de la tecnología está cambiando las relaciones humanas.

Más información:
Web del artista
Entrevista en designboom.com
Studio La Città (incluye entrevista, vídeos…)
Saatchi Gallery
Rhona Hoffman Gallery

Anuncios