Claes Oldenburg

claes oldenburg spoon

El museo Guggenheim de Bilbao acogerá hasta el 17 de febrero de 2013 la exposición Claes Oldenburg. Los años 60. Dicha exposición cuenta con trabajos nunca antes expuestos o exhibidos en escasas ocasiones, además también se pueden ver dibujos, películas y fotografías realizadas por el propio artista.

Oldenburg (1929) nació en Estocolmo pero cuando era un niño se traslada con sus padres a vivir a Estados Unidos. Su obra principal y más representativa comienza en los años 60.

En 1960 realizó su primera exposición individual en la Judson Gallery con el título de La Calle. Esta exposición será significativa en su carrera y es una de las muestras que aparece en la exposición del Guggenheim. En esta exposición mostraba al público diferentes figuras y objetos creados todos con materiales muy baratos, utilizó por ejemplo: telas, papel, cartones…

Un año después inauguró su primer local, llamado El taller, que era una especie de tienda en donde el artista vendía figuras hechas en escayola y pintadas de llamativos colores, vendía sus recreaciones de alimentos, ropa etc., este tipo de objetos que ponía a la venta no representaban tanto la realidad misma de la cotidianidad, sino su reflejo publicitario, es decir frutas o utensilios domésticos, objetos de la vida cotidiana pero influidos por una estética publicitaria, haciendo una crítica constante al capitalismo y los medios de masas.

En el año 1974 hizo su serie The Home, en ella realizó diferentes versiones de objetos cotidianos que fueron creados a gran escala, de forma colosal, esta es una de las características fundamentales del arte de Oldenburg.

En 1977 Oldenburg se casa con la también artista Coosje Van Bruggen, y al año siguiente crean su propia empresa, a partir de esta relación comenzará a realizar sus obras de forma más industrial y su arte más cercano a obras de ingeniería urbana y todavía una mayor escala.

Otra de las características en las obras de Oldenburg y de los artistas pop es la elección de imágenes de la vida cotidiana que son elevadas a la categoría de arte, en el caso de Oldenburg sus esculturas públicas de pinzas de grandes dimensiones, o “Gigantesco y blando interruptor sueco de luz” o “Hamburguesa, polo y precio” todas estas obras hablan de los temas tratados por el pop art, la producción de masas, el consumo, el mundo de la publicidad.

Esta década de los años 60 se caracteriza sobre todo por el uso de materiales blandos y baratos, huyendo así de la idea de escultura típica realiza en mármol o cualquier tipo de material duro de gran valor. Por ejemplo a partir de 1962 comenzará a utilizar para sus esculturas lonas rellenas de estopa, un ejemplo de este tipo de escultura blanda es Lipstick, una barra de labios que terminaba por desinflarse si ningún espectador le daba aire.

La elección de materiales blandos para hacer esculturas es una de las características de la obra de Oldenburg y es que el artista considera que al hacer la obra de arte blanda, la acerca más al espectador, estableciendo así un diálogo con el público, ya que de este modo el espectador se acerca a la obra, la toca e incluso puede interactuar con ella, todo esto nos aleja de la idea de escultura monumental rígida sobre un pedestal a la que solo puedes observar de lejos.

Cambiar la percepción de los objetos que nos rodean es uno de los objetivos de este artista, que busca la monumentalidad y el sentido del humor, la ironía para llegar al espectador y hacerle reflexionar sobre el consumismo imperante en la sociedad  y en las consecuencias del capitalismo que nos lleva a elevar las pertenencias y objetos de cada uno a la categoría de arte.

Más información:

Web oficial de Claes Oldenburg y Coosje Van Bruggen
Wikipedia
Oldenburg en el Guggenheim

Anuncios