Luzinterruptus

Luzinterruptus se presentan como un colectivo artístico español, que trabajan de forma anónima, y realizan intervenciones urbanas en espacios públicos. El nexo común en todas sus intervenciones es el uso de la luz de una forma artística.

El colectivo Luzinterruptus está formado por dos personas que comenzaron a trabajar en el año 2008, sus obras e instalaciones están realizadas para llamar nuestra atención sobre lugares o situaciones que de otra manera nos pasarían desapercibidos.

Además de la luz como medio de trabajo, para sus obras utilizan también materiales reciclados, de la vida cotidiana, que para aquellos que no son artistas no dejan de ser un objeto anodino o sencillo, sin embargo cuando Luzinterruptus los modifica, se convierte en algo artístico, irreal, estéticamente fantástico.

Una de las características más interesantes de su trabajo es que sus obras son efímeras, se dejan ver tan sólo por unos instantes, los propios transeúntes convertidos en espectadores casuales, a veces se llevan objetos que forman parte de la instalación, modificando de este modo la obra de arte, y además estas intervenciones urbanas les llevan a redescubrir lugares de la ciudad a los que nunca les habían prestado especial atención o que estaban olvidados.

Sus obras también tienen un carácter crítico, como por ejemplo, la intervención que llevaron a cabo en el Barrio de la Latina de Madrid, en el que reflexionaban y llamaban la atención sobre un espacio público que el ayuntamiento había prometido y sobre el que estaba incumpliendo su promesa, luzinterruptus creó una piscina de luz que recordaba a los vecinos lo que había significado y simbolizado ese espacio en el pasado.

Crearon también una instalación a la que llamaron Las bicicletas buscan dueño, intervención con la que intentaban animar a la gente a que utilizasen más la bicicleta como medio de transporte, haciendo también una reflexión sobre la contaminación, en este caso, en la ciudad de Madrid, pero que sería aplicable a cualquier gran ciudad.

Otra de sus instalaciones es una reflexión sobre la contaminación lumínica, centrando su atención en los letreros luminosos de las farmacias, para esto crearon Malas hierbas mutantes, realizadas con palos fluorescentes de color verde.

Crearon también una acción reflexionando sobre un tema tan importante como el derecho de la gente a acceder al agua de forma gratuita en Agua Potable corriendo por las calles, en la que intervinieron cuatro fuentes públicas.

Otra de sus instalaciones con una estética muy cuidada es Farolas de hoja caduca que es un homenaje al otoño, en el que situaron hojas bajo farolas de plazas y calles esperando que el viento se las lleve.

Y ya para finalizar citar una instalación de este colectivo de las más impresionantes estilísticamente y estéticamente Literatura Vs Traffic, que crearon primero para Nueva York y luego en el festival Light in Winter en Melbourne.

Para esta obra utilizaron más de 10.000 libros, consiguiendo así, que la literatura invada o se apodere de las calles y ocupe y modifique un  espacio público, además, también la propia obra iba cambiando ya que en las últimas horas de la intervención la gente podía escoger entre los libros y llevarse  a casa el que más le gustase.

Este colectivo intenta concienciar al público o simplemente hacer más bonitos los lugares, espacios anónimos por los que pasamos a veces sin prestar mayor atención. Intentan transmitirnos sensaciones y sacarnos de la rutina, ya que un día puedes salir a la calle y descubrir que ese rincón que todos los días es igual y que no te dice nada, hoy está iluminado y consigue que tu día tenga un poquito más de luz.

Más información:
Web, vimeo y facebook de Luzinterruptus
Web y facebook de Gustavo Sanabria, fotógrafo de Luzinterruptus (son suyas las imágenes utilizadas en este post).
Post en hipermedula.com
Post en thisiscolossal.com
Post en thezeen.com

Anuncios