Tracey Emin

La obra de Tracey Emin (1968), la más conocida de los Young British Artists después de Damien Hirst, tiene al público y a la crítica dividida. Muchos de ellos opinan que su historia es falsa, o exagerada para conseguir el beneplácito del público, la tachan de impostora, sin embargo hay quien cree su historia. Ella misma cuenta en sus diarios cuando era una niña su padre les abandona en un momento económicamente malo para la familia, casi están en la ruina y tienen que hacerse cargo de un hotel que será el negocio familiar y donde ellos mismos viven, de hecho en su obra Family Suit, Emin representa escenas de la vida en el hotel. Pero aún hay más tragedias en su vida, cuando tenía solo trece años, al salir de una discoteca  es violada, más adelante con tan solo 15 años se traslada a vivir a Londres donde entra en una especie de círculo de alcohol y sexo con desconocidos. De esta etapa de su vida existe un vídeo y un poema titulados Why I never became a dancer, en los que cuenta como se presenta a un concurso de baile y aparecen un grupo de hombres con los que había mantenido relaciones y comienzan a insultarla.

Todos estos momentos de una vida terriblemente trágica entran a formar parte de su obra, y es que lo fundamental en la obra de Tracey Emin es que realiza su arte como terapia, no como una forma de recrearse de forma insana en una vida tan abrumadora sino como una forma de tomar distancia de sus recuerdos y actos y hacer una autocrítica. En sus propias palabras en otra de sus obras, The Interview,1999, se puede ver claramente  cómo se siente y como se define a sí misma: “Estoy jodida, 35 años y no tengo hijos, soy alcohólica, anoréxica, neurótica, psicótica, fácilmente irritable, muy emocional, demasiado dramática, quejica, una perdedora obsesionada conmigo misma. Sí, tengo un puto espejo magnífico, y ese es el espejo al que miro todos los putos días y cada día trabajo en alguna de esas cosas y trato de solucionarla”. Para aquellos que sí creemos en su obra este tipo de “confesiones” nos resultan duras, quizás nos hagan sentir violentos y es que Emin cuenta las cosas con crudeza, pero al mismo tiempo provoca ternura.

Una de las obras más importantes de la artista es Exploration of the Soul en la que narra su vida desde que nació hasta que fue violada, después de escribir esta especie de biografía se marcha de viaje por todo EEUU, y va leyendo su vida sentada en una butaca que había sido un regalo de sus abuela y en la que está cosida una frase que esta le dijo en una ocasión “Hay mucho dinero en las butacas”.

Pero esta obra no es la única obra genial de esta artista, una de sus instalaciones más conocidas es Everyone I Have Ever Sleep With 1963 -1995 es la obra con la que se hizo famosa, se trata simplemente de una pequeña tienda de campaña de color azul oscuro en la que la artista bordó los nombres de todas las personas que habían dormido con ella, no sólo se refiere apersonas con las que mantuvo relaciones sexuales sino también familiares o amigos.

Tracey Emin tuvo dos abortos a lo largo de su vida, este hecho la marcó de una manera muy dramática y habla de ello en varias de sus obras, en Exorcism of the last painting I ever made  realiza una performance en una galería de Estocolmo, en la que pinta desnuda en una especie de estudio, en aquel momento después de uno de sus últimos abortos llevaba tiempo sin pintar, así que de nuevo utiliza el arte a modo de terapia, como una forma de exorcizar todas sus “miserias”, de enfrentarse a sus miedos, a sus bloqueos emocionales y superarlos delante de un público que podía observarla a través de una mirilla.

Para terminar no podemos olvidarnos de una de sus obras más polémicas My Bed, fue la obra que presentó para el premio Turner en el año 1999, se trata de una cama sin hacer y en los alrededores podemos encontrar un montón de objetos como preservativos, medicinas, cigarrillos. Lo principal de esta obra y de todas las de Emin tanto en las instalaciones, en los collages o patchwork, es su estilo fresco y directo, en ocasiones escorzos duros o violentos como influenciada por Egon Schiele, utiliza es sus neones (por ejemplo Te olvidaste de besarme el alma) sentimientos enfrentados, es decir escoge el neón como medio, un elemento asociado a la publicidad a lo público pero sin embargo usa para él, sentimientos o palabras íntimas que aunque resulten duras  al mismo tiempo despiertan ternura.

Francisco Javier San Martín en su artículo sobre Tracey Emin para la revista Arte y Parte dice de Emin que “su fuerza está en ser capaz de decir lo que no puede decirse y mantenerse viva después de haberse vaciado” y es que Emin siempre provocará sentimientos enfrentados, habrá  a quien le guste, y quien no la crea, lo que es seguro es que a nadie deja indiferente.

Nota: la mayor parte de la información de este post proviene del artículo Tracey Emin. Una alma. de Francisco Javier San Martín para la revista Arte y Parte.

Más información:
Wikipedia
Emin International
Tracey Emin en la galería Saatchi
Artículo en elmundo.es
Artículo en cultura.elpais.com
Vídeo sobre Everyone I have slept with

Anuncios