Alberto García-Alix

García-Alix, que ha recibido este año el premio PhotoEspaña, fue otro de los fotógrafos del taller Grandes miradas dende o Eume. Empezó de manera autodidacta, al principio lo veía como un hobby, pero impactado por la obra de August Sander y Walker Evans, decidió dedicarse profesionalmente a la fotografía.

Es considerado el fotógrafo de la movida madrileña. Aunque a él no le guste que le llamen así, es imposible no considerarlo como tal. Cualquier persona, aunque no esté interesada en la fotografía, ha visto alguna de sus obras porque suyas son las fotos más populares de ese movimiento cultural.

En esas fotografías de la movida vemos las principales características de sus fotografías. Retratos en blanco y negro, frontales. Sus imágenes son potentes e incluso duras, directas. Ha tratado asuntos como la drogadicción o la prostitución. Junto con las motos y el mundo de la noche en general son temas recurrentes en su obra.

En sus retratos de la movida, vemos siempre una complicidad con sus modelos, pues no tenemos que olvidar que García-Alix “sencillamente retrataba a mi entorno, a mis amigos”.  Esta es una característica común a otros fotógrafos como por ejemplo Nan Goldin que basan una parte o la totalidad de su obra a documentar su propia experiencia vital.

Para García-Alix ha habido una evolución hacia otros caminos. Después de los años 80, comienza a hacer más paisajes y a fotografiar escenas con más carga poética. Últimamente ha dado una nueva vuelta de tuerca a su obra haciendo vídeos con narraciones escritas por él mismo.  Antes miraba al exterior con sus retratos y cada vez mira más hacia el interior, se ha vuelto más introspectivo: “En estos momentos me busco más a mí mismo en lo que miro”.

Más información:
Web oficial
Wikipedia
Artículo a raíz del PhotoEspaña
Artículo (incluye parte de sus nuevos vídeos)
Vídeo: entrevista para La Fabrica TV

Actualización: entrevista en revistaojosrojos.com

Anuncios