Do-Ho Suh

Do-Ho Suh (Seúl, 1962) es un artista coreano que tras su Licenciatura y Máster en Bellas Artes por la Universidad Nacional de Seúl, se fue a Estados Unidos para continuar en la Escuela de Diseño de Rhode Island y la Universidad de Yale. Desde entonces vive y trabaja entre ambas ciudades, y esto es algo que como veremos después, ha terminado reflejándose en su obra.  Las ideas y bocetos para su obra los realiza frecuentemente en los lugares de tránsito entre ellas (aeropuertos, aviones, trenes…).

Do-Ho Suh ha realizado exposiciones en diversos museos de ambos países, algunos tan conocidos como el MoMA de Nueva York y el Guggenheim, o la Bienal de Venecia.

En su obra podemos ver principalmente dos corrientes, una que trata la relación entre el individuo y el colectivo, y otra en la que habla de las migraciones y los espacios en los que vive.

Vamos a empezar por la primera. Do-Ho está muy interesado en la relación entre el individuo y la sociedad, el anonimato y el espacio interpersonal. Reconoce que este interés viene de la sociedad coreana, en la que, desde niños, las personas tienen una formación muy militarizada y jerarquizada. Tampoco hay que olvidar que en Corea el servicio militar es obligatorio, y Do-Ho dice que es una parte importante de su vida que se ha reflejado en su obra: “Yo era bueno en varias cosas, tenia buena puntería y antes era cinturón negro. Podía correr muy rápido lo cual era muy útil. Pero el programa era básicamente llevarte a un extremo mental y psicológico para que realmente seas capaz de matar a alguien. Experimenté lo que es ser deshumanizado, así que todo eso es algo en lo que pensar.”  Esto es especialmente visible en obras como Some/One, en la cual con placas de identificación realiza una armadura que ocupa toda la sala.

Otra obra muy representativa de esta corriente es Public Figures. El encargo era una escultura para un espacio público. Esto le llevó a reflexionar sobre la relación entre el espacio público, el significado de un monumento y el arte público. En este caso, cambia la figura de gran tamaño que suele destacar en el podio, y lo que hace es disminuir el tamaño y multiplicar las figuras, de manera que en lugar de subrayar a un solo individuo célebre, le da la importancia al colectivo. En sus propias palabras: “Quise darle reconocimiento a la gente normal y corriente que pasa por ese espacio.” Todas estas ideas las vemos en gran parte de sus obras.

Por otra parte tenemos que hablar de su otra línea artística en la que refleja lo que ha supuesto para él el hecho de emigrar.  Tras su traslado a Nueva York, experimenta la nostalgia y la morriña de su hogar en Seúl, y empieza a trabajar sobre la sensación que tienen los emigrantes de no pertenecer a ningún lugar. Aquí el artista pretende reaccionar de una manera activa a esa nostalgia tan paralizante. En estas obras, Do-Ho Suh reconstruye espacios en los que ha vivido con seda teñida y tubos de acero, en ellas reproduce todo tipo de detalles o marcas que haya en esas paredes. La idea viene de poder trasladar la propia casa allá donde uno vaya. De ahí los materiales elegidos, que son fácilmente transportables. Hay una expresión coreana que lo refleja: “llevarse la casa”, algo que de hecho se hacía en Corea, donde desmontaban su casa y la montaban en otro lugar. Con estas obras Do-Ho Suh nos hace reflexionar sobre lo que nos afectan los espacios en los que vivimos y como repercuten en nuestra memoria.

Do-Ho admira la obra de artistas como Félix González Torres, Ann Hamilton, Robert Gober, Mattew Barney, Kara Walker o Bruce Nauman. Alguno de los cuales comentaremos próximamente.

Links:
Wikipedia
Lehmann Maupin (galería)
Vídeo
Entrevista designboom

El pase de diapositivas requiere JavaScript.